Talkin' 'Bout New Orleans Siguenos en Facebook
Separador Radio Separador Podcasts Separador Fotografias Separador Blog Separador Sobre este blog Cuadrado negro
Separador
Cuadrado negro  
Siguenos en Twitter
Do You Know What It Means
22 de marzo de 2011

Todo el mundo, cuando se le pregunta por un determinado lugar, suele soltar antes o después que tal o cual sitio es muy interesante porque “está lleno de contrastes”. Hasta el punto de que todos los sitios están tan llenos de contrastes que decirlo ha perdido todo su significado. Y aquí estoy yo, consciente de ello, pensando sobre las tres semanas que he pasado en Nueva Orleans, y lo mejor que se me ocurre decir es que a esta ciudad la hacen única sus afilados contrastes.

En Nueva Orleans se vive como si cada día fuese el último. Con la media de homicidios que tiene (y ha tenido, ya que desde su fundación ha habido pocos reparos en saldar cuentas con una pistola o un cuchillo en la mano), no les falta razón. Su manera de celebrar los funerales se ha convertido en una de las formas culturales más arraigadas. Pero en estos funerales los vivos tienen más importancia que el muerto.

Los ataúdes no se entierran en Nueva Orleans, sino que se disponen en nichos unos encima de otros. La razón es que, estando la ciudad rodeada de agua por todos lados y con una gran parte de ella por debajo el nivel del mar, si se pusiesen los muertos bajo tierra, terminarían en el Golfo del Mississippi.

Nadie sufre más por estar lejos de su ciudad natal que la gente de Nueva Orleans. Y es que son los únicos estadounidenses que no encuentran en el resto de ciudades ni su comida, ni su música, ni sus fiestas. Es singular que los habitantes de esta ciudad fundada sobre el agua tienen las raíces más profundas de toda Norteamérica.

Nueva Orleans tiene los días contados
. El huracán Katrina dejó a la vista de todo el mundo sus puntos débiles. Y la situación de los dos grandes factores que provocaron aquel desastre – el mal estado de los diques y la desaparición de los humedales del Mississippi – no sólo no han mejorado sino que van a peor. ¿Cuándo tardará en llegar otro huracán de esa magnitud? El mismo tiempo que tardará Nueva Orleans en volver a inundarse.

En un país esencialmente colonial como EE.UU., donde los enclaves urbanos fueron creados únicamente en función de su situación portuaria, Nueva Orleans era la guardiana del Mississippi. Quien le ha dado su razón de ser será también quien la borrará del mapa. Las ansias de controlar el curso de este río ha dinamitado poco a poco el delta del Mississippi, principal protección de la ciudad contra los huracanes.

Nueva Orleans es hermosa y horrible. Es dulce y violenta. Sus noches pueden llenarse de música hasta que sale el sol o sumirse en un silencio espectral. Sus gentes son tan simpáticas como arrogantes. Vive rodeada de agua pero pocos sabían nadar cuando sus calles se inundaron. Alterna el mal gusto con la elegancia. Su gente la ama tanto como la odia, aunque posiblemente la amen más. Alguien me dijo que Nueva Orleans es como un mal amante que no puedes dejar.

Nadie vive en Nueva Orleans por su calidad de vida. Más bien a pesar de su calidad de vida. Casi todo el mundo coincide en su explicación de por qué se mudaron aquí. “Vine de vacaciones y no conseguí volver a irme”. Es un imán para una cierta sensibilidad. Que, más que atraer, encadena.

Do You Know What It Means To Miss New Orleans? es una canción de Louis Armstrong. Creo que estoy empezando a darme cuenta de lo que significa.






ARTICULOS RELACIONADOS
2012 ® Talkin’ ‘Bout New Orleans - talkinbout@talkinboutneworleans.com