Talkin' 'Bout New Orleans Siguenos en Facebook
Separador Radio Separador Podcasts Separador Fotografias Separador Blog Separador Sobre este blog Cuadrado negro
Separador
Cuadrado negro  
Siguenos en Twitter
Talkin' 'Bout New Orleans: Downtown
13 de marzo de 2011

Llevo ya casi tres semanas en Nueva Orleans, lo suficiente para crearme un cuadro más o menos claro de la ciudad, sus barrios y algunas de sus características. Empezamos hablando de downtown.

Aunque su número de habitantes (335.000) no es muy elevado, Nueva Orleans es mucho más grande de lo que parece. Esa cifra es un poco engañosa por varias razones. La primera es que aún hay muchas casas abandonadas, ya que mucha gente, aproximadamente un tercio, no ha vuelto (no ha querido o no ha podido) después del Katrina (antes de agosto de 2005, la población era de 450.000 habitantes). La segunda es su densidad de población relativamente baja, 1.036 habitantes por kilómetro cuadrado (en Madrid es de 5.375). La tercera es el flujo casi constante de población flotante debida al turismo (sobre todo nacional) y a que Nueva Orleans es un importante centro de convenciones. La cuarta, aunque menor que en otras grandes ciudades, es el número de inmigrantes ilegales que no entran en las cuentas del censo y que se calcula está en torno a los 15.000 (llegados sobre todo después del Katrina para participar en los trabajos de reconstrucción).

Como ya dijimos anteriormente, Nueva Orleans está emparedada entre dos masas de agua, el Mississippi por debajo (más o menos) y el lago Pontchartrain por encima. Ante la imposibilidad de fundar una ciudad en la desembocadura del río, los exploradores franceses lo hicieron lo más cerca posible de ella en una zona más o menos adecuada (es importante lo de más o menos). Así, los barrios más antiguos de Nueva Orleans se disponen a lo largo de la orilla del río Mississippi, que eran (y son) terrenos más elevadas sobre el nivel del mar con respecto al resto. El resto eran plantaciones y ciénagas, que han sido urbanizadas conforme la ciudad crecía. Por tanto, es en las cercanías al río donde se sitúan las zonas históricamente más importantes.

Volviendo a la actualidad, demos un repasito (bastante superficial, faltaría más) a los distintos barrios que componen esta ciudad. Para empezar, Canal Street conecta el río con el lago y además divide Nueva Orleans en dos: downtown (todo lo que queda desde Canal St en dirección a la desembocadura del río) y uptown (el otro lado). Históricamente, los barrios situados en downtown eran de influencia francesa, mientras que los americanos tendían a vivir y trabajar en uptown. Durante los primeros años desde que entró a formar parte de los EE.UU., ambas zonas se comportaban como dos ciudades independientes, cada una con su plaza y su avenida principal. Entre los barrios de downtown destacan Ninth Ward, Marigny, French Quarter, Tremé, Bayou St. John y Mid-City.

Moviéndonos junto al río de derecha a izquierda, encontramos en primer lugar el Ninth Ward, dividido en Lower y Upper (obviamente upper y lower se refieren a su posición con respecto a la desembocadura del Mississippi) por un canal que une el río con el lago (Industrial Canal). Lower Ninth Ward es el ground zero del Katrina. La zona de largo más castigada por las inundaciones. Se unieron todos los factores posibles: rotura de diques, mayor cercanía al mar y, sobre todo, una población muy pobre a la cual fue imposible afrontar por si sola los costes de una cosa de nada como perder tu casa y todas tus pertenencias mientras buscas refugio en otro estado (sin que el gobierno pestañee). Aunque hay muchas otras zonas fuera de Nueva Orleans con un nivel de destrucción similar, el Lower Ninth se ha convertido en el símbolo del Katrina. Es aquí que Brad Pitt ha llevado a cabo su proyecto Make It Right.

En cambio, el Upper Ninth District, también llamado Bywater, es la zona a la cual se han mudado casi todos los artistas y gentes bohemias de distinto pelaje que no pueden permitirse vivir en el French Quarter ni Marigny (o sea, fracasados con un estilo impecable). En cualquier caso, este barrio, que hasta hace cinco años estaba considerado relativamente peligroso, se ha convertido en uno de los más vivos (con lo que dentro de poco comenzarán a aumentar los alquileres y nuestros amigos los artistas sin fronteras tendrán que buscarse otra zona que reciclar - ¿cuándo agradecerán nuestros políticos su constante labor de ariete de la recalificación?).

En la zona de Bywater colindante con St Claude Avenue se ha establecido asimismo una significativa colonia de perrosflauta. Siempre pensé que se trataba de un fenómeno principalmente europeo derivado de los estertores del punk y desde luego no pensaba que un país tan pragmático y amante de las fuerzas policiales como EE.UU. fuese un hábitat fértil para nuestros amigos. En cambio, sí.

(De hecho, creo que existe una conexión directa entre ellos y los hippies. En principio los veía más cercanos al punk, una especie de negación de los hippies. Pero en realidad creo el paso del hippy al punk es más bien una evolución filtrada por el nihilismo y el desencanto de los años 70. En Europa, y sobre todo en el Mediterráneo nos solemos quedar con los hippies como algo de los años 60 – buen rollo, flores y droguillas – y lo que queda de ello es el progre ex revolucionario del 68 que vive en una villa en las afueras de París y parlotea de política. En cambio, en EE.UU. los hippies comenzaron a vivir en función a unas reglas (o ausencia de) a las cuales han ido aplicando la estética de los nuevos movimientos que han surgido, pero sin variar su esencia. De todos modos, una ducha de vez en cuando tampoco hace daño. Y no creo que los perros en el fondo se lo pasen tan bien (están siempre medio atontados).

Poco después nos encontramos con Fauburg Marigny, que es (dicen) lo que el French Quarter era hace 40 años. O sea, un pequeño y cuco barrio lleno de bares, con música en directo de artistas locales a todas horas, una sensación de peligrosidad bastante mesurada pero lo suficiente para que sea cool y casi todos los residentes – más o menos jóvenes (con 31 años tengo que empezar a revisar este concepto, digamos con menos de 40 años) y alternativos – se conocen entre sí. Siempre hay algo que hacer en Frenchmen Street (su principal artería). Tiene un puntito de rollo “parque temático de lo molón” que puede hacerlo un poco empalagoso a largo plazo, pero ofrece muchas cosas. Y en el fondo a todo el mundo nos gusta rodearnos de molones.

Y llegamos a Esplanade Avenue, que nos abre paso al Reino del Pecado, el French Quarter. Fue la primera zona poblada de la ciudad, conocida como Vieux Carré, y desde entonces ejerce como centro neurálgico y comercial de la ciudad. Para mucha gente, de hecho, la ciudad empieza y termina en estas 85 manzanas. Podemos dividirla a su vez en otras dos zonas: la más cercana a Marigny es bastante más vivible y cuenta con la espléndida arquitectura típica del barrio, mientras que la que linda con Canal Street es una masa de bares baratos y jóvenes borrachos. Pero de ello ya hemos hablado.

Por encima del French Quarter están Tremé, Bayou St. John y Mid-City (y muchos más sitios, pero quedan lejos y no he ido). De Tremé hemos hablado ya varias veces. De los otros dos, pues decir que son barrios bastante residenciales, mixtos (blanco, negro y, sobre todo en Mid-City, un poco de latino) y con un índice de seguridad bueno (con matices). Fueron edificados sobre ciénagas y sufrieron enormemente durante el Katrina. Como en el resto de barrios, los vecinos han vuelto a sus casas en función de su capacidad económica y de las ayudas recibidas. Y en este caso digamos que no les ha ido mal.



ARTICULOS RELACIONADOS


2012 ® Talkin’ ‘Bout New Orleans - talkinbout@talkinboutneworleans.com