Talkin' 'Bout New Orleans Siguenos en Facebook
Separador Radio Separador Podcasts Separador Fotografias Separador Blog Separador Sobre este blog Cuadrado negro
Separador
Cuadrado negro  
Siguenos en Twitter
Murder Capital of America
10 de marzo de 2011

Si hay algo que le falta a Nueva Orleans no son desde luego los nombres. Los locales la llaman Crescent City. Hollywood la bautizó The Big Easy. Sus espíritu festivo le ha ganado el apelativo de The City That Care Forgot. Su conexión latina, The Northernmost Caribbean City. Los turistas que se la dan de enterados dicen Nawlins. Para mucha gente es Nola. Pero las más duras son las estadísticas: Murder Capital of America.

La media de asesinatos en Nueva Orleans es escalofriante, sobre todo para un europeo. A pesar de su tamaño medio (344.000 habitantes), se han producido nada menos que 45 asesinatos en lo que llevamos de 2011. A este ritmo, la cifra a finales de año sería de 249 muertos, con una media de 72 por cada 100.000 habitantes. Para quien los números no les digan mucho, las capitales europeas con mayor número de asesinatos son Tallinn y Estonia, con 8,07 y 7,58 respectivamente, muy por encima de ciudades de Europa occidental como Madrid (1,35), París (1,49), Roma (1,32) o Londres (2,25). Si Madrid tuviese la media de Nueva Orleans, cada año morirían asesinadas 2.255 personas. Y lo más curioso de todo es que esta media no es ni siquiera entre las más altas de los últimos años, ya que en 1994 se llegaron a alcanzar las 86 muertes por 100.000 habitantes. Decía lo del punto de vista europeo porque existen un buen número de ciudades estadounidenses con cifras impensables en Europa, como St. Louis (47 por 100.000 habitantes), Baltimore (37), Birmingham (36), Jackson (36) o Detroit (34).

EE.UU. es el país perfecto para quien esté interesado en analizar el crimen (que no es mi caso). Sienten una morbosa obsesión hacia todo lo que esté relacionado con la violencia y el submundo de los sórdidos guetos urbanos, que tienen un gran protagonismo en el imaginario colectivo gracias al cine, la televisión o la música. Un ejemplo de ello es la herramienta que el Times Picayune, el periódico local de Nueva Orleans, pone a disposición de sus usuarios, donde pueden consultar casi en directo los crímenes que se cometen en la ciudad, con descripciones más o menos detalladas de lo ocurrido.

Echando un vistazo se aprecia que hay una serie de patrones que se repiten con gran asiduidad. La gran mayoría de asesinatos o tiroteos se producen en zonas pobres como Central City (que se lleva la palma con una media que en 2007 fue de 316 asesinatos por cada 100.000 personas – números de guerra civil), St. Roch o Lower Ninth Ward, mientras que barrios comerciales y turísticos como el French Quarter, Fauburg Marigny o Central Business District es donde se producen más peleas (también es donde más se bebe) y robos, tanto a mano armada como simples carteristas. Las zonas residenciales (muchas zonas de Uptown, Garden District, gran parte de Mid-City, Carrollton) no tienen (mucho) ni de lo uno ni de lo otro.

Según las descripciones de la policía, la gran mayoría de homicidios (o intentos de) sigue uno de estos patrones: A) grupo de desconocidos abre fuego desde un coche a joven (normalmente de raza negra) mientras caminaba por la calle, B) pareja / amigos / familiares discuten y uno de ellos dispara al otro. Es decir, en todos los casos los agresores conocían a sus víctimas y, sobre todo en el primero, estaban decididos a asesinarlas.

Las razones son muchas y más o menos las conocemos ya, como el desastroso sistema educativo y carcelario, el ruinoso estado de las finanzas (muchas empresas y fábricas han abandonado la región y gran parte de la población más rica de Nueva Orleans se ha desplazado a suburbios cercanos pero fuera de los límites de la ciudad, con lo que lógicamente ha dejado de pagar sus impuestos en ella), la facilidad para conseguir armas de fuego, la falta de perspectivas de cara al futuro (que hace mucho más atractivo participar aunque sea de modo superficial en actividades criminales, lo suficiente para convertirse en un objetivo), el abandono por parte de las instituciones de los barrios más pobres y el sistema pseudo-mafioso de silencio y venganza instaurado por las bandas.

Digamos por tanto que si eres turista en Nueva Orleans deberías tener cuidado con tu cartera y con no meterte en ninguna pelea cuando estés en el centro, más o menos como en cualquier otra gran ciudad. Si vives en una zona residencial, más o menos lo mismo, aunque por lo menos en tu barrio te sentirás bastante seguro. Los posibilidades de que te disparen o intenten matarte son mínimas. Si en cambio vives en un barrio marginal y estás metido en algún asunto no del todo limpio, ten mucho cuidadito cuando veas que se te acerca lentamente un coche.



ARTICULOS RELACIONADOS


2012 ® Talkin’ ‘Bout New Orleans - talkinbout@talkinboutneworleans.com