Talkin' 'Bout New Orleans Siguenos en Facebook
Separador Radio Separador Podcasts Separador Fotografias Separador Blog Separador Sobre este blog Cuadrado negro
Separador
Cuadrado negro  
Siguenos en Twitter
La vida te da sorpresas
3 de marzo de 2011

Eso habrá pensado la numerosa comunidad gay de Nueva Orleans cuando se despertaron el pasado lunes con la noticia de que Grant Storms había sido arrestado por comportamiento obsceno en público.

Desde 1972, Nueva Orleans acoge durante el mes de agosto un festival llamado Southern Decadence, que congrega a la comunidad gay local y del resto del país. Esta ciudad, como ya hemos dicho varias veces, es bastante proclive a cualquier tipo de fiesta y se preocupa poco de los vicios ajenos, por lo que un evento de este tipo encuentra aquí su escenario perfecto. Pero no deja de estar en el sur de los EE.UU., que representa más bien todo lo contrario. Así que cada año acuden a este festival básicamente dos tipos de personas: quienes van a participar en él y quienes van a manifestarse contra él.

Entre estos últimos brilló con luz propia el Reverendo Storms, que acudía cada año con un megáfono y un séquito de fieles para: a) mandar al infierno a los participantes (literalmente, o al menos advertirles de que allí darán con sus huesos); b) intentar bloquear el desarrollo del festival (hizo una petición formal para evitar que, según sus palabras, Nueva Orleans se convirtiese en Sodoma y Gomorra – como si no lo fuese ya, vaya), y c) regalar mal rollo en general.

El pasado fin de semana, Grant se encontraba en su furgoneta, aparcado en un parque público donde jugaban varios niños. Dos mujeres lo sorprendieron masturbándose mientras miraba a los incautos infantes. Al principio, negó todo y afirmó que estaba intentando orinar en una botella (¿?). Luego se retractó y confesó tener la mano dentro de sus calzoncillos, pero sin masturbarse. Ha negado ser pedófilo, pero ha admitido tener un problema con la pornografía: “Es destructiva y puede arruinar la vida de la gente. Ha arruinado mi vida”.

Mucho podríamos hablar y discutir sobre este asunto y sobre el hecho de que a veces quienes con mayor vehemencia censuran las conductas ajenas son personas que con ello pretenden esconder sus propios demonios (ya sabéis, lo de homófobo recalcitrante = homosexual reprimido). Pero dejémoslo por ahora en que vaya sorpresas que te da la vida.



ARTICULOS RELACIONADOS


2012 ® Talkin’ ‘Bout New Orleans - talkinbout@talkinboutneworleans.com